Archivo de la etiqueta: rentabilidad

Terroristas


                                            T
                                        E
                                     R
                                 R
                      O
                R
         I
      S
    T
   A
S

ellos,
ellas,
ellos y ellas,
quienes se lucran a la nuca,

quienes comercian a punta de mercado,

quienes compran a bocajarro y venden a quemarropa,

quienes fabrican beneficios a base de amonal y de metralla,

quienes colocan intereses explosivos escondidos en un contrato,

quienes detonan inversiones con una llamada de teléfono móvil,

quienes reivindican el atentado exigiendo un balance positivo,

quienes leen sus resultados ocultos detrás de una corbata,

quienes tienen las manos manchadas de dinero,

quienes están perpetrando
este mundo.

Archivo de imagen:

terroristas

Lo que sueño algunas noches


Hay noches que sueño
que cojo un cuchillo jamonero
y le parto en dos.

Él
es el empresario agrícola que produce
más tomates
más redondos
más esféricos
más rojos
más brillantes
más duros
más duraderos
más inmunes al pulgón y a la oruga
más resistentes al embalaje y al transporte
más rentables para la producción local
más competitivos en el mercado exterior
más demandados por las grandes superficies
más ofertados a los pequeños consumidores
más vendidos
más comprados.

Es un sueño repetitivo:
cojo un cuchillo jamonero
y le parto en dos
sobre la encimera de la cocina.

Por curiosidad
simplemente.

Le parto en dos con un cuchillo jamonero,
observo si sangra,
le echo una pizca de sal
y lo pruebo
nada más que por saber
si al menos él
sabe a hombre.

Un poema de amor y veinte versos de mierda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»
(Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Pablo Neruda)

No puedo escribir un poema de amor esta noche
y recitarlo luego como un balance de cuentas.

Las cifras tiritan en los paneles de la Bolsa
alumbrando una noche con las estrellas en venta.

Los pretendientes pujan debajo de los balcones
cantando serenatas en la jerga financiera.

No puedo escribir un poema de amor esta noche.
No puedo escribir que me siento como una cartera

donde tu eres un valor repartiendo dividendos
con un saldo positivo entre ganancias y pérdidas.

Que tus manos dan rentabilidad a mi producto
aumentando el rendimiento del flujo por mis venas.

Que tus labios son una oportunidad de negocio
si amplias tu demanda para colocar mi oferta.

No puedo escribir un poema de amor esta noche
aunque abras tu sesión y repunte mi tendencia.

Aunque nos fusionemos y coticemos al alza
y mi capital de beneficios entre tus piernas.

No quiero escribir un poema de amor esta noche
sino veinte versos de mierda.