Marionetas


Cuando se eriza la piel o la herida sangra
imposible saberse trapo.

Es difícil escuchar el texto ajeno
en nuestra propia voz.

Quizá nunca viste la cachiporra,
es lo normal.

No hay telón,
no hay público,
no hay retablo,
no hay por qué pensar en un guiñol.

Mas serás de hilo
o no concibo
que no hayas sentido tú también,
al menos un momento,
un instante,
la mano,
esa mano
la que tenemos metida
por el culo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s