Archivo mensual: marzo 2013

Un auténtico calvario


I.

Y dijo:
Guardaos de toda avaricia.
Y le empezaron a buscar.

II.

Y dijo:
Será más fácil pasar un camello
por el ojo de una aguja,
que entrar un rico en nuestro reino.

Y le compraron por treinta monedas de plata.

III.

Y dijo:
Habéis hecho de esta casa
un mercado de comercio,
una cueva de ladrones.
Y le llevaron a juicio.

IV.

Y dijo:
No juzguéis
si no queréis ser juzgados.

Y le ataron con una soga.

V.

Y dijo:
El que esté libre de culpa
que tire la primera piedra.

Y le flagelaron con cuarenta latigazos.

VI.

Y dijo:
Sepulcros blanqueados,
hermosos por fuera
pero llenos de huesos muertos
e inmundicias
por dentro.

Y le coronaron de espinas.

VII.

Y dijo:
Tratad a los demás
como queréis ser tratados.

Y le ataron a un poste.

VIII.

Y le hicieron subir andando
a un monte.

IX.

Y dijo:
Los que se consideran jefes de las naciones
oprimen a los súbditos
y los altos oficiales
abusan de su autoridad.

Y le clavaron al poste por los pies
y por las manos.

X.

Y le lancearon el costado.

XI.

Y dijo:
Los últimos
serán los primeros.

Y le sepultaron en una cueva.

XII.

Y al día siguiente
calló.

XIII.

Y al día siguiente
calló también.

XIV.

Y al tercer día
dijo:
Los que tienen hambre
y sed
de justicia
serán saciados.

Y le construyeron encima
la basílica más grande jamás conocida,
la rodearon de una ciudad-estado,
la custodiaron con soldados
y la poblaron
de señores orondos investidos con casullas
no fuese a ser
que se levantara
de verdad.

XV.

Por los siglos de los siglos
ahí
debajo
sigue.

Anuncios

El niño que bajó un balón al parque


El niño que bajó un balón al parque
dijo ¿fútbol?
y pensé que imitaban a los adultos.

El otro,
el que recogía piedras para formar las porterías,
respondió ¿gol-regañado?
y pensé que imitaban a los adultos.

También pensé que imitaban a los adultos
cuando un tercero,
que delimitaba el campo
haciendo líneas con un palo en la arena,
añadió
¿balón prisionero?.

¿Sota caballo y rey?
el que retiraba las mochilas del suelo
y pensé que imitaban a los adultos.

¿Bote bolero?
el que colocaba las cazadores en el banco
y pensé que imitaban a los adultos.

Pensé que imitaban a los adultos
cuando lo proponían,
cuando lo argumentaban,
cuando lo debatían,

y cuando lo votaban
pensé que imitaban a los adultos.

Entonces
el niño que bajó un balón al parque
repitió
¿fútbol
o me llevo la pelota a casa?

y pensé…

pues eso.

Y así con todo


Últimamente
me preguntas demasiado
-insistente-
que a qué se debe mi silencio
que si me encuentro bien
que si me pasa algo
y yo callo
como de costumbre
-redundante-
porque no sé qué decirte
porque no sé qué responderte
porque no sé
explicarte
como se siente uno
cuando ha cumplido el sueño de vivir
en una casita hecha encima de un árbol
aquí
en este edificio residencial
construido
sobre un bosque.

Y así con todo.

Un poema a la basura


En Madrid a 8 de marzo,
Día Internacional de la Mujer Trabajadora


Ocho de marzo.
Seis y media de la mañana.
Duermes.
Yo no puedo.
Me levanto y pienso en escribirte algo.
Una sorpresa.
Un detalle.
Me pongo un café.
Me enciendo un cigarro.
Me los bebo en la terraza con el boli en la mano.
El niño llora.
Cierro el balcón para no desconcentrarme.
El niño duerme.
¡Ya lo tengo!
Escribo.
Vuelvo al salón.
Nos cruzamos en el pasillo.
Yo llevo un poema lleno de versos.
Tú un biberón vacío.
Tiro el poema a la basura.
Un beso.
Gracias.
Lo siento.

El plagio / Nanorrelato

Su autobiografía resultó ser un plagio de su currículum vítae.