Archivo mensual: diciembre 2012

Obleas

Nos decían que dios era el padre.

Nos decían que dios era el padre
y que era el hijo.

Nos decían que dios era el padre
y que era el hijo
y que era una paloma.

Nos decían que el hijo
-que era el padre-
había sido concebido por el padre
-que era el hijo-
por medio de la paloma
-que era el padre y que era el hijo-
sin cópula alguna
en el vientre de una mujer inmaculada
que era la madre
del hijo
del padre
y de la paloma.

Nos daban una oblea
y nos decían que nos comiéramos
a los tres.

Nos decían
que había que tener fe para tragárselos.

Y yo creía
hasta el momento en el que
el padre, el hijo y la paloma
se me quedaban
pegados al paladar.

Anuncios

La cadena


Sólo
un cordón.

Es sólo un cordón.

Lo comento
porque a mí también me lo parecía.

No es una cadena,
es sólo
un cordón.

Tampoco es una correa,
es sólo un cordón.

No es una soga.
No es una maroma.
No es un cabo.
Ni siquiera es una cuerda.

Es sólo
un cordón,
no es una cadena.

Porque a mí también me lo parecía
lo comento.

Es sólo un cordón.

Sólo
un cordón

umbilical.

Recuerdo la democracia


Recuerdo la democracia como un día de fútbol.

Las alineaciones.
Los pronósticos.
Las quinielas.
Las discusiones en la barra del bar.
Las colas de las taquillas.
La radio dando los resultados.
Las ruedas de prensa.
Las lágrimas.
Las banderas.

Recuerdo la democracia como un día de fútbol.

Y los lunes sin haber tocado bola.
Y los lunes jugando en otra Liga.
Y los lunes
con ganas de saltar al césped
a darle patadas
a una urna.