Archivo mensual: febrero 2012

Las puertas del mundo

I

Un poema
es sólo una maneta.

II

Un beso puede tener candado.
Un beso puede saber a madera.
Un beso puede ser un portazo.
Pero no pueden ser labios
las puertas.

III

Los duplicados de llaves bajo fresa y mordaza
estropean el bombín de la cerradura.
Usa una lengua original
para abrir mis comisuras.

IV

Las bisagras que nunca giran
sobre sí mismas
se oxidan.

V

Para caer en su mundo
han instalado mil puertas
abiertas.

Sólo se puede salir
saltando por la ventana
cerrada.

Anuncios

Un poema de amor y veinte versos de mierda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»
(Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Pablo Neruda)

No puedo escribir un poema de amor esta noche
y recitarlo luego como un balance de cuentas.

Las cifras tiritan en los paneles de la Bolsa
alumbrando una noche con las estrellas en venta.

Los pretendientes pujan debajo de los balcones
cantando serenatas en la jerga financiera.

No puedo escribir un poema de amor esta noche.
No puedo escribir que me siento como una cartera

donde tu eres un valor repartiendo dividendos
con un saldo positivo entre ganancias y pérdidas.

Que tus manos dan rentabilidad a mi producto
aumentando el rendimiento del flujo por mis venas.

Que tus labios son una oportunidad de negocio
si amplias tu demanda para colocar mi oferta.

No puedo escribir un poema de amor esta noche
aunque abras tu sesión y repunte mi tendencia.

Aunque nos fusionemos y coticemos al alza
y mi capital de beneficios entre tus piernas.

No quiero escribir un poema de amor esta noche
sino veinte versos de mierda.

Presentimiento

Presiento que algún día
te acercaré mi boca por el procedimiento standar
con la abertura preceptiva
y el grado de humedad inferior al máximo establecido.

Inclinación admisible.
Profundidad tolerable.
Duración limitada.

Presiento que algún día
te pondré un sello.
Te daré un beso homologado,
autorizado
por el Departamento de Afectos
del Ministerio de Industria.

Y un inspector vendrá a verificarlo
como no levantemos los labios
ahora.